La diferencia de este método con otros métodos, es la clasificación de las diferentes cargas. Por ello, el Direct posting simplificado, para obtener el beneficio generado, a los ingresos obtenido le vamos a detraer las cargas variables que son los costes de la producción del producto, dejando de lado las cargas fijas que son cargas del periodo.

Tipos de cargas

Vamos a diferenciar las siguientes categorías de cargas:

  1. Directas variables. Materias primas, gastos de personal, elementos y conjuntos incorporales, envases y embalajes, comisiones de venta, etc.
  2. Directas fijas. Personal fijo, alquileres, etc.
  3. Indirectas variables. Combustibles y energía, externalización de servicios, suministros varios, etc.
  4. Indirectas fijas. Contratos de conservación de instalaciones y mantenimiento, administración, cargas financieras, etc.

Las cargas fijan no varían si varía el volumen de la producción, refleja la capacidad productiva de la empresa o el centro de actividad. Mientras que las cargas variables, varían cuando varía el volumen de producción.

Sin embargo, existen una serie de cargas que no se comportan de la forma anteriormente citada. Hablamos de las cargas semivariables y las cargas semifijas. Un ejemplo de este tipo de cargas puede ser: (para carga semivariable) las comisiones de los vendedores, no varía por unidad producida, pero sí por niveles de ventas; (para carga semifija) el salario de un encargado, éste puede controlar a un determinado nivel de empleados, si la producción aumenta y con ello el equipo humano, puede que ese encargado ya no pueda vigilar a todo su equipo y la empresa tenga que contratar a un nuevo encargado.

Márgenes

Otro aspecto importante del direct costing es la determinación de los márgenes, tanto brutos como netos.

El margen bruto se determinará por producto. Se calcula restando a los ingresos generados por ese producto únicamente los costes variables incurridos en su fabricación.

El margen neto se obtendrá una vez sumados los márgenes brutos individuales de cada producto, y, le restamos los costes fijos de la actividad. En la versión simplificada, suponemos que los costes fijos son comunes para todos los productos.

Métodos para separar costes fijos y variables

Si disponemos de un histórico de datos en la empresa con las cargas totales, podemos separar de forma más o menos precisa, el porcentaje que se destina según volumen de producción a cargas variables y cargas fijas. Entre estos métodos tenemos:

  1. Un método gráfico, elemental y poco riguroso.
  2. Método de los mínimos cuadrados.
  3. Método de los valores extremos o algebraicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.